Razones por las que llevar a los niños a la biblioteca

razonespara iralabiblioteca

Hace unos días publiqué la foto de niña-rara con su propio carnet de biblioteca. Ha sido uno de los regalos de su segundo cumpleaños, el siguiente paso en nuestra relación de amor a los libros, ya que cuando cumplió un añito le hicimos un regalo en forma de promesa: el compromiso de llevarla a la biblioteca al menos una vez a la semana. Excepto por vacaciones o imprevistos, podemos decir que hemos cumplido. Ya es una de las actividades fijas que tenemos tan asumidas como salir al parque o ir a comprar el pan. Como algunos me preguntasteis por ello, quería contaros por qué llevar a los niños a la bilioteca desde pequeñitos es un regalo para toda la vida.

¿Cuándo comenzar a llevar a un bebé a la biblioteca?

No creo que haya edad mínima para empezar a llevar a un bebé a la biblioteca. Como os decía, nosotros comenzamos a llevar a niña-rara a la biblioteca del barrio cuando cumplió un año, pero fue algo más simbólico que otra cosa, hasta entonces leíamos en casa. Si conoces a tu bebé y sabes que puede aguantar un rato sin liártela parda en la sala de lectura, puedes llevarle incluso antes. Al principio basta simplemente con elegir un libro, sentarte con él para enseñárselo y leerle como lo harías en casa.

llevara losniños a la biblioteca

¿Necesitas motivos para lanzarte a llevar a tu hijo a la biblioteca? Pues ahí van unos cuantos para que te animes a visitar la biblioteca pública más cercana:

Aprenden a cuidar los libros y respetar lo que es de todos

Puede dar un poco de miedo pensar que nuestros pequeños van a destrozar los fondos de la bilioteca, y de hecho algunos ejemplares de la sección infantil de nuestra biblio están machacadísimos, en especial los pop-ups... Pero mira por donde, yo veo ahí una excelente oportunidad para enseñarles el valor de lo común, transmitirles que los recursos que son de todos debemos cuidarlos incluso con más mimo que si fueran exclusivamente nuestros. Por supuesto que al principio y hasta que el niño lo haya interiorizado, deben manipularlos bajo nuestra supervisión para evitar daños indeseados.

Desapego por lo material

Además de aprender a cuidar los bienes comunes, el hecho de llevar libros de la biblioteca a casa sirve para que sientan menos apego por las cosas materiales. El libro como objeto es algo que van a tener de prestado como máximo un mes y transcurrido ese tiempo volverá a las estanterías para que otros niños disfruten de él. Es una preciosa lección en una sociedad marcada por el consumismo y el materialismo. No es necesario poseer una colección enorme en casa, lo importante es el poso que dejan las historias que cuentan.

El valor del silencio y las normas de convivencia

Entrar en una biblioteca conlleva una norma fundamental: guardar silencio para no molestar a los demás. Llevar a nuestro peques a la biblio es una estupenda oportunidad para que practiquen el autocontrol, para que vayan interiorizando que vivimos en comunidad y en determinados contextos hay que seguir ciertas normas de comportamiento (y que esas normas tienen un sentido: en este caso no molestar a los que estén leyendo). Nosotros desde que entramos por la puerta hablamos bajito, intentamos transmitir tranquilidad, y en nuestro caso es algo que Niña-Rara tiene ya totalmente asumido: sabe que es un lugar de recogimiento y que debemos intentar respetar ese ambiente. ¡Para correr y dar gritos no hay más que salir a la calle!

¡Es gratis!

Parece que cuando tienes un hijo todo son gastos y según dicen las malas lenguas, a medida que crecen, los gastos se multiplican. Pues gracias a las bibliotecas públicas, leerles cuentos no tiene por qué costarnos un duro. Nosotros además de leer en la biblioteca, tenemos siempre tres libros de préstamo en casa, que vamos rotando poco a poco. También tenemos nuestra propia colección, pero así podemos disfrutar de muchísimos títulos sin necesidad de comprarlos. En estos tiempos que nos ha tocado vivir, el acceso a la cultura para todos es un bien a defender.

Las actividades complementarias

Esto depende de cada ciudad y cada biblioteca en concreto, pero al menos en Madrid, tanto la red de bibliotecas municipales como la autonómica están bien organizadas en cuanto a la programación de actividades de fomento de la lectura entre los más pequeños: cuenta cuentos, talleres, concursos... Acércate a la biblioteca de tu barrio y pide información al respecto, porque seguro que hay más actividades infantiles de las que piensas. Y si no hay, sugiere que se organice algo, coméntaselo a los bibliotecarios, que por mi experiencia son los primeros que están encantados cuando ven que un bebé acude con frecuencia a visitarles.

Fomentar el amor por la lectura: un regalo para toda la vida

Quizás la principal razón para llevar a un bebé a la biblioteca sea la más obvia: para que descubran el placer de la lectura, para que disfruten leyendo y aprendan a amar los libros. Porque abrirles la puerta a los miles de universos a los que nos transporta la literatura es sin duda uno de los mejores regalos que les podemos hacer a nuestros hijos. Y si le cogen el gustillo de pequeños, es probable que a medida que crezcan, crezca también su curiosidad. Porque leer abre la mente y es un regalo para toda la vida.

poemas con titulos de libros infantiles

Y vosotros, ¿lleváis a vuestros peques a la biblioteca? ¿Consideráis que es un buen recurso para los más pequeños? ¿Qué más haríais para fomentar la lectura en un niño? Me encantará leer vuestros cmentarios.

Si te ha gustado, te invito a que lo compartas con los botones de aquí abajo. También puedes seguirme en facebook, cotillear mis fotos en instagram o suscribirte al blog para recibir las publicaciones al instante.

1 comentario:

  1. Me encanta la biblioteca, como dices, no podemos comprar todos los libros, y tener esta opción es muy bueno para poder leer más y conocer nuevas historias

    ResponderEliminar

Por favor, comenta con toda libertad. Me encantará saber lo que piensas.