Vuelvo a la actividaden el blog con esta canción rondándome. Llevamos unos días hechos polvo, con virus y gastroenteritis varias en casa, así que tengo una flojera tremenda. Tanto que ni siquiera herespondido a algún comentario no solicitado de mi entorno más cercano sobre cómo criamos a nuestra hija. Pero por mucho que me pillen con la guardia baja y no aciertea responder, están mal de la cabeza si piensan que voy a comportarme como ellos quieren. Seré yo quien escriba mi propia historia.




Cuando alternas pañales desechables y de tela y la peque ayuda en las tareas de la casa, a veces pasa que te cuela un desechable en la lavadora... 😅

Anoche, pasada la medianoche, comenzaba el verano en nuestro país. Solsticio de verano y luna llena. Maravillosa coincidencia. He de confesar que a mi el verano nunca me ha entusiasmado. No soporto el calor. Lo único bueno es que los días son largos, que podemos disfrutar de las tardes en la calle. Pero claro, es que hasta que baja un poco el sol y puedes salir sin achicharrarte, ha pasado todo un día en el que o bien te atrincheras en casa con todo cerrado como si vivieras en una cueva, o montas el campamento en alguna zona con mucha sombra y agua fría para refrescarse.

Cuando comienza el verano siempre recuerdo esta canción de George Gershwin, una nana que en la versión de la gran Billie Holiday adquiere un aire decadente, me hace pensar en ese dejarse llevar de la canícula.


Summertime,
And the livin' is easy
Fish are jumpin'
And the cotton is high
Your daddy's rich
And your mamma's good lookin'
So hush little baby
Don't you cry
One of these mornings
You're going to rise up singing
Then you'll spread your wings
And you'll take to the sky
But till that morning
There's a'nothing can harm you
With daddy and mamma standing by.
 
Además la letra es preciosa (a pesar del papá rico y la mamá guapa). ¡Feliz verano!